Prólogo: el arte de conocerse a uno mismo

He decidido relatar mis expediciones, aventuras, rutas y opiniones en este blog. Intentaré compartir mis experiencias de una manera en la que me sienta cómodo. No soy escritor ni fotógrafo. Por ello, la calidad del relato de este espacio no será excepcional. Sin embargo, trataré de relatar mis sentimientos más profundos al practicar una de mis pasiones.

¿Por qué publicar mis andanzas? No busco reconocimiento. Principalmente quiero plasmar mis recuerdos de manera que no se pierdan en algún lugar de mi mente. Por supuesto hay momentos y parajes que se te quedan en la retina, pero otros igualmente hermosos se olvidan con el tiempo. Este blog recopilará todas las montañas que descubra desde Julio de 2023 en adelante. Muchas otras cumbres y experiencias realizadas anteriormente no van a ser incluidas, aunque habitualmente nombraré recuerdos asociados. Considero que los detalles importantes se conservan poco tiempo en la memoria y por ello quiero escribir con la memoria fresca.

Es importante resaltar que las publicaciones y explicaciones de mis aventuras contienen datos mayoritariamente subjetivos. El tiempo dedicado a una ascensión, el ritmo seguido, la sensación de dureza o de facilidad de una ruta, el grado de dificultad de una trepada… Yo publico las opiniones desde mi propio punto de vista. Me conozco bien, estudio las sensaciones de mi cuerpo ante diferentes situaciones y estudio mis límites, lo que es posible y lo que para mí es una temeridad. Pocos datos objetivos pueden tomarse ciegamente: la distancia recorrida, el desnivel de ascenso y descenso y, posiblemente, el track GPS (con la precisión asociada). Sin embargo, cómo reacciona el organismo de cada persona ante estas circunstancias es diferente: la altitud afecta diferente a una persona aclimatada que a otra que no lo está; la sensación de dureza de una fuerte pendiente puede variar en función del peso o de la alimentación de las horas anteriores… Pero, ¿Cómo medir esas diferencias? Es complicado, si no imposible. En la montaña el mejor arma, la mejor cualidad, siempre va a ser la experiencia. Conocerse a uno mismo es esencial. Conoce tu mente y tu cuerpo y evitarás la mayoría de las situaciones comprometidas.

Creo que este blog puede aportar alguna información para preparar otras rutas. Sin embargo, el lector debe ser crítico con los datos subjetivos que aquí aparecen. Los comentarios que yo hago pueden servir, quizás, como referencias parciales para complementar otras opiniones. No deben ser tomados como una verdad universal.

Me gustaría hacer una mención a la seguridad en la montaña. En primer lugar, se deben tener en cuenta las condiciones meteorológicas, especialmente a partir de cierta altitud. Algunas de las rutas que se describen transcurren en parajes salvajes, de alta montaña. En general, la dificultad técnica de escalada no es compleja y considero que puede hacerse sin material de escalada siempre que no se indique lo contrario. Puede ser que la visión de seguridad del lector difiera de la que yo utilizo. Otra vez, el conocimiento de tus posibilidades es clave. Por ello, el título de este prólogo es claro. En una gran ascensión, conocerte a ti mismo es la mejor cualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubriendo Ascensiones