Gran Facha y Los Infiernos desde el Balneario de Panticosa

Exigente ruta circular tratando de completar la triple corona de tresmiles del Valle de Panticosa

22 de julio 2023

Hoy toca volver a madrugar. A las 04:40 suena el despertador y a los pocos minutos ponemos rumbo a Los Baños de Panticosa. La noche está cerrada y no se aprecia la Luna. Parece estar nublado aunque el pronóstico meteorológico era bueno. Estoy contento por volver a uno de mis rincones favoritos del Pirineo: Panticosa.

Es uno de los parajes que mejor conozco. Ya he ascendido varias veces a Los Infiernos y al Garmo Negro, a la Gran Facha en una ocasión, así como a algún Diente de los Batanes. También he visitado la mayoría de sus ibones. Hoy quiero coronar las tres cumbres principales del valle por encima de los 3000m: La Gran Facha, Los Infiernos y Garmo Negro. Sé que es exigente, pero en caso de necesidad existen diferentes lugares en los que puedo retirarme y acortar el regreso. No sé cómo reaccionará mi cuerpo. El fin de semana pasado fui a un festival de música en Benicassim y llego bastante menguado de descanso. No he entrenado en estas dos últimas semanas.

Llegamos al Balneario de Panticosa temprano, son las 05:35. Antiguamente había parking fácil. Ahora hay una barrera con una señal que indica que es exclusivamente para clientes de los hoteles. Hay poco espacio aunque finalmente encontramos un sitio algo alejado, a la orilla del lago. En la mochila llevo 2.5l de agua, dos plátanos, unas nueces, un anorak, crema solar y unos guantes. No llevo material de nieve y confío en que no será necesario. Comienzo la ruta a las 05:45, y durante los primeros minutos acompaño a mi madre hasta la Casa de Piedra (1637m). Detrás de esa construcción comienza la GR11, primer tramo del recorrido de hoy. Hay oscuridad total y si no conoces la zona es difícil encontrar el camino sin luz. Comienza la subida y acelero el ritmo. Si todo va bien encontraré a MariMar en el Collado de Tebarray en unas horas, a mitad ruta.

La GR11 va cogiendo altura suavemente. Inicialmente no tiene rampas muy inclinadas. Transcurre por las proximidades del Río Caldaré y, aunque está muy oscuro, se intuyen los saltos de agua de este barranco. El ruido de las cascadas ameniza la subida. Una de mis sensaciones favoritas en la montaña es escuchar el agua correr ladera abajo. Sinónimo de vida. Aparece con las primeras luces, a lo lejos, el perfil del Garmo Negro y Argualas. Adelanto a una pareja que va alumbrando el camino con la linterna del móvil. Finalmente, alcanzo un tramo más llano antes de afrontar una exigente pendiente para llegar al Embalse de Bachimaña. Este “muro”, denominado Cuesta del Fraile, consiste en numerosos zig-zags para salvar unos 200m de desnivel. El camino es cómodo y dos grandes cascadas caen por la pared de enfrente. La primeras luces del día ya me dejan apreciar la belleza del valle. Es muy característico: la roca domina sobre la vegetación. Dejo a la derecha el Refugio de Bachimaña (2191m) (0h55). Detrás de la cabaña aparecen los Dientes de los Batanes (2910m) y la Peña Xuans (2830), que parecen vigilar el valle.

Ahora hay que rodear el embalse, por lo que la pendiente disminuye e incluso hay que descender unos metros. Me siento bien y me pongo a correr animado por unas luces rosadas que vienen desde el lado francés. El amanecer es espectacular. Alcanzo la parte trasera del embalse y en este punto hay que abandonar la GR11. Se cruza el arroyo que desciende de los Ibones Azules y justo en ese momento se abandona la senda (2222m) (1h10), siguiendo las indicaciones al Puerto de Marcadau y Refugio de Wallon. Me mojo las zapatillas al cruzar el río. El agua es gélida. La luz ilumina únicamente las cumbres más elevadas. Los Infiernos a mi espalda parecen más terroríficos que nunca. No puedo esperar a afrontar su arista, pero eso será algo más tarde. Primero debo coronar la Gran Facha. Por esta nueva senda asciendo cómodamente hasta el Embalse de Pecico. Cuando llego al lago inferior (2460m) (1h40), abandono la senda y ahora toca buscarse la vida.

Me tomo un minuto para contemplar el ambiente. Al E asoma, imponente, el Vignemale. Una luz ahora dorada lo ilumina como si fuera el protagonista de la función. ¿Será una señal de recomendación para mi próxima ruta? Por delante de este coloso, los Ibones de Bramatuero, los Batanes y el abrupto Pico Serrato (2881m). Al NO aparecen ya los últimos pasos para coronar el primer objetivo del día. Primero una fuerte pendiente de roca suelta hasta el collado S de la Facha (2838m) y luego un tramo de cresta para coronar la cúspide. Justo debajo del dique del Embalse de Pecico hay dos tiendas de campaña. Me dan algo de envidia. Seguro han disfrutado de una noche tranquila. Aún no se han despertado. Dejo atrás el dique y rodeo parcialmente el embalse por el N. Ahora toca buscar el mejor trayecto hasta el collado S. Parece que hay hitos pero van por un sitio con piedra muy suelta. Prefiero subir por terreno algo más estable. Quiero ponerme a prueba y subir esta fuerte pendiente a buen ritmo. 185 pulsaciones por minuto. Llueve ligeramente. Me relajo un poco. Sé que se puede acceder cómodamente al collado a través de una pedrera, acercándote hacia la pared de la cúspide y luego virando de vuelta hacia el collado. Fuerte pendiente, afortunadamente sin nieve. Sin embargo, veo una especie de canal más directa, con roca fija y decido tomar esa variante. A partir de 2750m hay que apoyar alguna mano a la roca (I+,II-), fácil aunque con mucha caída. Divertido. Sin más complicación llego al collado S de la Gran Facha (2838m) (2h15). Un grupo de sarrios se escapa corriendo hábilmente hacia la Punta de Pecico Norte.

Afronto los últimos 150m por la arista S, hay trazas de pisadas pero nada claro. Hay trepada. No es complicada (II). Me acerco a la arista y se vuelve algo más técnico y con caída importante a ambos lados. Recomiendo ascender esta última trepada varios metros al O de esta arista (hacia el lado dónde se observa Respomuso). Finalmente corono la cumbre de la Gran Facha (3005m) (2h30). Es el momento perfecto. 08:15 de la mañana. La luz asoma por los valles franceses. Veo al fondo el Refugio de Wallon. Allí pasamos dos noches con mis padres y mi hermana cuando tenía poco más de 5 años. Es un paraje tranquilo. Recuerdo las salchichas gordas que cenamos esos días. Saco unas fotos. Aparece ahora hacia el NO el macizo del Balaitous (3145m), el Arriel (2821m) y, al fondo, el elegante Midi D´Osseau (2884m). Hacia el SO destacan Los Infiernos con su característica marmolera y se intuye hacia el O, en la lejanía, el Anayet (2574m). El Vignemale al E (3299m) sigue apareciendo en luz dorada. Mientras contemplo estas cumbres, recuerdo que este es el único 3000 que he subido con mi hermana. El viento pega fuerte, el anorak me viene genial. Me siento un privilegiado. Mientras como un plátano, disfruto en solitario de la cumbre. No hay nadie en las proximidades. Posiblemente, esta montaña, en un par de horas, sea una procesión de montañeros. Peligro de caída de piedras y masificación.

Continúo el recorrido descendiendo al mismo collado S. Esta vez me alejo algo más de la arista siendo más sencillo el descenso. Aún me golpea el viento y aguanto con el anorak hasta el collado. Al llegar, me mentalizo. Ahora viene la parte más dura de la ruta: descender por un nuevo valle pedregoso, sin camino, en el que nunca he estado. Rodear la Llena Cantal y subir al Collado de Tebarray, donde con suerte veré a mi madre. No hay cobertura y no tengo noticias suyas. Llegado al collado S de la Gran Facha viro hacia el O y desciendo el valle buscando los Ibones Altos de Campo Plano. He consultado en Internet la ruta y se que es transitable, pero no llevo track. Hay algún paso de destrepe algo comprometido, aunque sé que no he ido por el trayecto más sencillo. Se pueden encontrar pasos más fáciles siempre pegado al barranco. Llego a los Ibones Altos de Campo Plano (2470m) (3h30). Son extremadamente bonitos. Se encuentran escoltados por El Pico Gaurier (2907m), la Llena Cantal (2941m), Punta Zarra (2944m) y el Pico Piedrafita (2952m). Todos ellos con figuras rocosas imponentes que contrastan con el color verde de los ibones y su vegetación. Sigo hacia el O, buscando ahora el collado entre la Llena Cantal y el Pico Campo Plano. La subida no es excesiva y hay algunos hitos. La Gran Facha, a contraluz, queda a mi espalda. Llego a dicho collado (2588m) (3h45m) y comienzo a rodear la Llena Cantal por el O, siempre en ascenso y por terreno muy incómodo. Ya veo el Collado de Tebarray y la GR11 a la que me uniré más adelante. Aun me queda bajar a un lago (2600m) y volver a subir a media ladera, por una pedrera, en busca de la pendiente final de la GR11 al Collado de Tebarray. Cuando veo el trayecto que queda aún sin camino me sorprendo. No me esperaba un terreno tan duro. Estoy cansado.

Voy ya tarde en comparación al horario que le he dicho a mi madre. Pienso que se va a preocupar. Ella está ahora en la cumbre del Pico Tebarray (2886m). Ya harto de avanzar por la pedrera, decido subir recto a la cresta. Primero son 100m por la pedrera y luego una franja de unos 40m de roca. He visto una canal por la que creo que puedo trepar. Mucha pendiente. Me pongo a ello sin saber que estoy cometiendo un grave error. Remonto con ganas la zona de piedra suelta y comienzo a trepar. La piedra está podrida, muy suelta. Todos los agarres se van con facilidad y me genera una gran desconfianza. Pero queda poco para llegar la arista y sigo. Cuando alcanzo la cota 2800m solo quedan unos 20m, pero me doy cuenta que no puedo continuar hacia arriba. La dificultad no es excesiva (II), pero la roca se deshace. Miro hacia abajo y siento miedo. Sé que tengo que retroceder, pero hay mucha caída. Me dan calambres en las piernas. Me doy dos minutos para tranquilizarme y comienzo a descender muy lentamente. Me aseguro que mis agarres sean firmes y por fin alcanzo un sitio seguro. He perdido 1h y ahora me siento extremadamente cansado. Conecto con la GR11 y subo hasta el Collado de Tebarray (2770m) (5h10). Mi madre ya no está. Voy 1h30 tarde. Sigo hasta el Collado de los Infiernos (2721m) (5h15) y aún no tengo cobertura para comunicar que estoy bien. Bebo agua y sin perder tiempo encaro la ascensión a Los Infiernos. Voy a buen ritmo pero noto que me queda poca energía. Ese error creo que me va a impedir completar los tres objetivos de hoy. Subo demasiado pegado a la arista y alcanzo un lomo de Los Infiernos (2982m). Demasiado aéreo. Me he desviado de la ruta normal, pero ya tengo cobertura. Actualizo las noticias a mi madre. Trepando y con algún paso comprometido (II+) desciendo al camino habitual y unos minutos después corono los tres Infiernos. Hay mucha gente. Entre ellos, un grupo de jóvenes de Pamplona. Uno de ellos me pregunta acerca de los Arnales y le indico cuál es.

Estoy muerto físicamente. Las piernas me pesan. Durante la última subida he ido avanzando de una manera penosa. Descanso en la cumbre del Infierno Oriental (3076m) (6h30). Como unas nueces y observo las otras dos cumbres de los Infiernos, los Ibones Azules al NE y la caída de la cara N. Aún quedan los restos de un antiguo glaciar. Los Infiernos son una montaña por la que siento predilección. Sonrío cuando una ráfaga de aire me pega en la cara. Sensación de alta montaña. Hacia el S se aprecia el Garmo negro (3064m). He decidido renunciar al tercer objetivo de hoy. Se ponen unas nubes negras que amenazan lluvia, aunque la mayor limitación es la escasa energía restante. No voy a bajar rápido. Si me pilla la tormenta, me pilla.

Bajo por la cara S de Los Infiernos, con mucha atención a la caída de piedras. Hay una canal entre los Infiernos Central y Oriental. De esa canal hay que ir hacia la derecha cuando se desciende. Hay bastante gente. Se escucha un grito que alerta del desprendimiento de una roca. Afortunadamente se cae en la chimenea y no golpea a nadie. Con mucho cuidado voy destrepando (II-) y finalmente llego a una senda que rodea los Arnales y el Pico Pondiellos (2911m). Paso por el Collado de Pondiellos (2812m) (7h20). Aquí comenzaría la última parte de mi ruta planeada. Una subida por una chimenea y algo de cresterío para llegar a la Aguja de Pondiellos (3015m) y luego a la cumbre del Garmo Negro (3064m). Esta ruta ya la hice hace 2 años, con Javier y Fermin. Fue un buen día. No es complicado (II), pero caen rocas. Ya cerca de la cumbre del Garmo Negro, Javi se apoyó en una roca suelta y a punto estuvo de no contarlo. Siempre lo recordamos entre risas.

El descenso desde este collado hasta el balneario es vertiginoso y se hace largo. La primera parte transcurre por una pedrera de bloques de granito. Afortunadamente son bloques grandes y, aunque se hace pesado, se avanza sin complicaciones. Posteriormente se conecta con un camino que desciende del Garmo Negro por la ruta normal. El trazado es ahora más claro y aparece cierta vegetación. Los últimos 500m los desciendo lentamente. Un perro me va siguiendo. Su dueña me confirma que el animal ha subido hasta la cumbre del Garmo Negro. Tiene la lengua fuera y me mira con cara amable. Finalmente, llego al lago del balneario (1640m) (9h15). Físicamente no puedo más.

Hoy he disfrutado de las cumbres más altas del Valle de Panticosa. Se trata de un paraje excepcional y no entiendo por qué no es un espacio protegido con un Parque Natural. Alta montaña: ibones, cumbres escarpadas, altitud, refugios, grandes desniveles, roca y terreno incómodo. Los Infiernos y sobre todo el Garmo Negro están masificados y esto les hace menos atractivos. La primera parte del recorrido, coronando la Gran Facha y rodeando la Llena Cantal ha sido exigente y salvaje. La roca es muy inestable. No he visto a ningún montañero por ahí. Ha sido increíble. Panticosa nunca me decepciona. Me hubiera gustado completar la ruta, pero hoy he cometido un error y lo he pagado físicamente. Otra oportunidad para aprender.


Ver datos sobre las cumbres y la ruta. Descarga el track GPS.
  • Nombre: Gran Facha
  • Altitud: 3005m
  • Cordillera: Pirineos
  • Región: Respomuso (Huesca)
  • Prominencia: 284m
  • Primera ascensión: Dato desconocido que queda en segundo plano detrás del suceso que envuelve a Maite Chevalier en 1941
  • Nombre: Picos del Infierno
  • Altitud: 3081m
  • Cordillera: Pirineos
  • Región: Panticosa (Huesca)
  • Prominencia: 554m
  • Primera Ascensión: 1867, Conde Russell
  • Desnivel ascendido: 2418m
  • Desnivel descendido: 2418m
  • Distancia recorrida: 23.45km
  • Tiempo total: 8h55
  • Elevación máxima: 3081m (Cumbre central de Los Infiernos)
  • Trayecto: Roca
  • Material extra: No usado. Considerar uso de casco.
  • Localización: Baños de Panticosa (Huesca)
  • Advertencias: Recorrido de montaña que requiere saber trepar con habilidad. Exposición en distintos puntos de la ruta. Peligro de caída de rocas, por lo que recomiendo llevar casco.

Aquí puedes ver la ruta de una manera interactiva, y descargar el track más abajo si te parece interesante.

Details
Ascenso a la Gran Facha y a Los Infiernos desde el Balneario de Panticosa

RUTA 3D

Recomiendo ver el video desde YouTube y con calidad de imagen 1080pHD para mejor visualización.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubriendo Ascensiones